Bodegas Ángel presenta Blanc de Blanca 2009.

Este vino blanco, con gran personalidad, es fruto de la segunda cosecha realizada por esta joven bodega mallorquina, inaugurada en 2008, que destaca por combinar, creativamente, uvas foráneas como la Chardonnay con uvas autóctonas como la Prensal Blanc.

Andrés Gelabert, propietario de estos viñedos que ocupan una superficie de 17 hectáreas en el centro de la isla de Mallorca y que cuentan con cepas de más de 50 años, ha querido que este vino novel sirva de homenaje a su hija recién nacida, de nombre, Blanca.

El año 2008 fue testigo del nacimiento de una nueva bodega en Mallorca, isla que, aunque mucha gente no lo sabe, cuenta con una larga tradición vitivinícola que data de la época romana, fecha en la que los caldos mallorquines disfrutaban de un gran prestigio en todo el Mediterráneo. Las plagas que afectaron al archipiélago balear en el siglo XIX acabaron con muchos viñedos y eso hizo que la tradición casi se perdiese, pero en los últimos 10 años se ha vuelto a recuperar el cultivo de la vid y han surgido numerosas bodegas familiares como las nuevas Bodegas Ángel.

Propiedad de Andrés Gelabert, y bajo la supervisión de la joven enóloga Eva Maier Gómez, Bodegas Ángel
está de actualidad ya que acaba de presentar el vino blanco que ha elaborado con su segunda cosecha. Bajo la denominación de Blanc de Blanca 2009, que toma su nombre en honor a su hija recién nacida,
Blanca, e incluido dentro de la categoría de Vino de la Tierra Mallorca, se trata de un vino muy pensado que ha sido creado para el deleite de los paladares.

Siguiendo la filosofía propia de la bodega, que pretende recuperar las variedades autóctonas de Mallorca como el Prensal Blanc o el Manto Negro, de gran calidad y con características muy especiales, y optimizar sus propiedades mezclándolas con uvas foráneas como el Chardonnay o el Merlot, entre otras, el Blanc de Blanc 2009 ha sido elaborado con uvas de la variedad autóctona Prensal Blanc (60%) y uvas foráneas de Chardonnay (40%).

El resultado es un vino con carácter, de color amarillo y tonos dorados, con buena potencia aromática con sabores tropicales como la piña y el plátano y con fondo a hierbas secas. En boca resulta un vino equilibrado y fresco, con sabor a piña natural y un post gusto agradable y persistente. Se recomienda servir a una temperatura de entre 6 y 8 grados, y está indicado para acompañar pescados, mariscos y ensaladas.

En esta ocasión Bodegas Ángel han producido un total de 6.600 botellas de 0,75 litros, que se pueden adquirir en la propia bodega, o enviando un email a la dirección info@bodegasangel.com. La empresa que gestiona su comercialización a hosteleros y restauradores es Comercial Vera (www.comercialvera.eu ó 971.75.68.16).

VER PDF

Comments are closed.